AgroExtremadura
vicente ferrer
Anunciate en Región Digital

El año ganadero está siendo catastrófico en Extremadura ante la ausencia de precipitaciones, según UPA

La organización agraria reclama la convocatoria urgente de la Mesa de la Sequía ante las graves consecuencias de la sequía que asola el país.

27 abril 2017

La organización agraria UPA ha pedido la convocatoria urgente de la Mesa de la Sequía ante las graves consecuencias de la sequía que asola el país. En concreto, la organización agraria señala en una nota de prensa que tanto el invierno como el inicio de la primavera han sido excepcionalmente secos y calurosos, lo que está “arruinando” cosechas y provocando “graves” problemas en muchas zonas y sectores.

Ante esta situación, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha calificado de “muy grave” la sequía que sufren amplias zonas de España, especialmente Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Canarias y algunas zonas de Castilla-La Mancha y Extremadura.

En el caso concreto de Extremadura señala que la ganadería extremeña vive una “difícil” situación ante la escasez de lluvias desde el pasado otoño. “El presente año ganadero está siendo catastrófico ante la ausencia de precipitaciones”, afirma.

Además añade que esta situación se ve “agravada por el mal funcionamiento del satélite que determina la sequía en el campo de cara al seguro agrario”. UPA-UCE Extremadura denuncia que “las mediciones no se corresponden con la realidad”, ya que en marzo el satélite no ha detectado sequía en ninguna comarca extremeña. “Cualquiera que salga al campo puede ver que la realidad de las explotaciones es muy distinta, ya que hemos tenido una sequía preocupante en marzo. Y en este mes de abril cada día se agrava más la situación de los sectores ganaderos por este problema”, indica.

Con este panorama a nivel nacional, UPA destaca que las pérdidas por el excesivo calor y la falta de lluvias son ya “millonarias” en los cultivos de cereal y colza en secano en las zonas productoras. También corren “serio peligro” los cultivos de regadío, forrajes y pastos, puesto que el agua disponible es muy baja o incluso inexistente, y la disponibilidad en la mayor parte de los casos absolutamente insuficiente para sacarlos adelante.

“Estamos en un estatus de sequía hidrológica”, lamenta UPA. Los cultivos herbáceos –cebada, avena, trigo…- son los más afectados, pero árboles como los frutos secos tampoco están desarrollándose con normalidad. La situación de la ganadería es muy preocupante debido a que no hay pasto disponible y los ganaderos deben alimentar al ganado a base de piensos.

Los agricultores que contrataron seguros para su explotación con cobertura de sequía ya han comenzado a dar partes de siniestro, aunque la contratación de estas pólizas ha sido más baja de lo normal, ya que a principios de invierno sí llovió, lo que movió a los productores a no contratar, teniendo en cuenta también que las pólizas se han encarecido notablemente.

La organización agraria UPA ha remitido una petición formal al Ministerio de Agricultura para que convoque de forma urgente la Mesa de Adversidades Climáticas, también conocida como “Mesa de la Sequía”, para analizar la situación al detalle y plantear soluciones que eviten la ruina de miles de agricultores.

Una cosecha que “prometía” y ahora será “ruinosa”

La cosecha de cereales del año pasado, y a pesar de los problemas que hubo en algunas zonas derivados de las enfermedades, fue muy buena, con unos 23,2 millones de toneladas, solo superada por la del año 2013. La media de producción de los últimos 10 años se sitúa en unos 19 millones de toneladas, de los cuales Castilla y León –la región donde la sequía está siendo más cruenta- suele producir entre el 33 y el 35%.

Teniendo en cuenta la situación actual que presentan los cultivos las estimaciones de cosecha se podrían situar sobre el volumen de producción del año 2012, que es el peor de los registrados últimamente, lo que supondría una reducción con respecto a la campaña pasada de más del 30%, y que en función de las condiciones de precipitación y temperaturas del mes de mayo, estas pérdidas podrían aumentar, suponiendo una cosecha “ruinosa” para el cereal.

Finalmente UPA señala que los agricultores han pedido también a meteorólogos y medios de comunicación en general que dejen de hablar de “buen tiempo” cuando hace calor y no llueve. “Eso será buen tiempo para las terrazas de los bares. Desde luego para el campo llevamos unos meses con un tiempo pésimo”, asegura la organización agraria.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.agroextremadura.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.agroextremadura.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.