AgroExtremadura
miextremadura
Agro

La tecnología en agricultura de Holanda que está comiendo competitividad a España

La aplicación de la tecnología y el estudio de soluciones a la última que consiguen sacar el máximo partido de la actividad.

06 marzo 2020

¿Cómo es posible que un país al norte de Europa, más pequeño que Extremadura y con 17 millones de habitantes le esté restando competencia no solo a España, sino también a Francia o Italia? Pese a lo desapacible del clima, la falta de sol o la pobreza de las tierras, se ha convertido en el gran productor de Europa.

¿La clave? La aplicación de la tecnología y el estudio de soluciones a la última que consiguen sacar el máximo partido de la actividad. Está claro que la innovación es fundamental, y no hay más que echar un vistazo a algo tan cercano como los lubricantes, recambios y materiales que tienen los proveedores agrícolas, y que tanto han variado en los últimos años. La modernización y la implantación de soluciones eficientes para el campo es vital para pulir la rentabilidad del mismo, manifiestan desdeAgrosolucionesab.es.

Los productos de las marcas más reputadas se comportan de la manera adecuada a la hora de optimizar recursos, pero es necesario ir más allá y reclamar la inversión en I+D+i. Podríamos estar hablando de la solución a los problemas que hoy día presenta el campo.

    1. Los datos del milagro holandés

Holanda consiguió cerrar 2017 con un éxito sin paliativos. Aún había que confirmar los datos del mes de diciembre y ya había conseguido exportar unos 80 000 millones de euros en producto proveniente del sector agrícola, una facturación que superaba a la de Portugal, España e Italia en su conjunto. Quitando las exportaciones de productos de importación, dado que Holanda es un gran centro de distribución en el continente, el dominio seguía siendo evidente.  

Al margen del global, había datos que llamaban la atención: el suelo dedicado al cultivo de fresas en las zonas agrícolas de Países Bajos se había reducido a la mitad en poco más de diez años y, sin embargo, el cultivo de fresas se incrementó en un 47% en 2016, hasta las 58 000 toneladas. El 85% de ellas se cultiva en espacios cerrados.

Un fenómeno que se repetía en otros productos, como las patatas, los tomates o las cebollas. Las técnicas de cultivo han conseguido que se produzcan más de 20 toneladas de las primeras frentes a las 9 que se producen en otros países, de media, de manera que el país se ha convertido en el mayor exportador de patatas del mundo. Su cuota de mercado es del 18%, mientras que España se encuentra en el décimo puesto del ranking.

    1. Formación y juventud como claves

Una de las claves en estas nuevas técnicas de cultivo es la iluminación led, que permite la actividad durante las 24 horas y reduce el consumo de agua y de productos químicos, a la par que aumenta la producción. De esta forma, si para producir un kilo de tomates se necesitan unos 60 litros de agua, en Holanda solo se requieren 15.

La luz led es, precisamente, la que toma el paisaje durante las noches en el campo holandés, haciendo que el cultivo siga a pleno rendimiento. Por el día, los que llaman la atención son los paneles solares que se disponen sobre el techo de sus inmensos y modernos invernaderos. Parte de la cantidad de energía que generan se vende, y el sistema ha conseguido que las inclemencias meteorológicas dejen de ser un problema.

En Países Bajos se está logrando producir con mucho menos, lo que tiene su extensión también en la ganadería, y eso es fruto de años y años de investigación para conseguir la máxima optimización de los recursos.

En este último capítulo, hay que poner en valor a la que ha sido una institución clave: la Universidad de Wageningen. Se le considera uno de los centros más importantes del mundo y está especializado en agricultura, algo de lo que dan buena cuenta sus instalaciones y su nómina de expertos. Desde especialistas medioambientales a economistas, pasando por ingenieros agrónomos y otros perfiles, se dan cita en el centro para estudiar en profundidad las posibilidades de la producción, y luego llevar todo ese conocimiento a otras regiones del mundo como Latinoamérica.

Tanto han apostado por la investigación que no solo han ideado fórmulas que consigan multiplicar la producción, y por lo tanto los beneficios, sino que el campo ya no se ve como un actividad tradicional, incluso primitiva. Las grandes  superficies de cultivo han atraído a jóvenes emprendedores que están convirtiendo a Food Valley, la región Países Bajos donde se concentran las compañías más punteras, en todo un filón agrícola.

Es preciso tomar nota cuanto antes y no solo por ganar competitividad, sino para saber cómo afrontar los retos que se nos presentan en el futuro. La propia Universidad de Wageningen estima que en 2050 habrá diez mil millones de personas en el planeta, y si no se puede dar respuesta a esa demanda de alimentos, las hambrunas arrasarán con parte de la población. En las próximas décadas habrá que producir más alimentos que en los últimos miles de años.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.agroextremadura.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.agroextremadura.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.